Inicio Cómo Arreglar la Cremallera de tu Mochila en 5 pasos
Cómo arreglar la cremallera de una mochila

Cómo Arreglar la Cremallera de tu Mochila en 5 pasos

15/06/2017 0 Comentarios

¡Oh, no! El cierre de la cremallera de tu mochila se ha roto en el momento más inoportuno. Te llevas las manos a la cabeza y te preguntas qué debes hacer para reparar tal rotura. ¿Hay solución? La respuesta es un sí rotundo y hoy la vamos a compartir contigo. Desde un tope estropeado a un doblez, son solo algunos de las múltiples causas por las que puede surgir esta incidencia. Toma buena nota de estos consejos y sabrás cómo arreglar una cremallera rota fácilmente antes de tomar la decisión de cambiarla.

En Mundo Mochilas nos gusta darte multitud de consejos para que disfrutes al máximo de este complemento perfecto para llevar tus enseres personales, de aquí para allá, en multitud de situaciones diferentes.

Una mochila es el bolso perfecto para salir a correr con tu mochila running cómodamente, acudir a la oficina o irte de viaje y llevar en ella desde tu cámara a una guía de viajes con la que recorrer la ciudad.

Pero, ¿qué sucede cuando se rompe la cremallera de la mochila? Por más que lo intentas, quieres subir el cierre pero permanece bloqueado. Otro caso frecuente es que a a la cremallera le falte algún diente impidiendo que se accione como es debido.

Si alguno de estos supuestos te es familiar y quieres saber cómo reparar la cremallera de tu accesorio favorito, aquí tienes la ayuda que necesitas.

Tips para Reparar el Cierre de la Cremallera de una Mochila

#1 – Aplica lubricante en la cremallera si se encuentra atascada

Lubricante de grafito para reparar cremallera

En muchas ocasiones, la cremallera se estropea porque sencillamente su cierre parece bloqueado, impidiendo que podamos subirla o bajarla sin problemas.

Si observas que la cremallera principal de tu mochila no se acciona, te recomendamos que frotes la mina de un lápiz número 2 en los dientes de la cremallera. El grafito contiene un lubricante natural que favorecerá el deslizamiento de la cremallera.

Una vez pases el lápiz por los dientes de la cremallera, mueve del deslizador de arriba a abajo hasta que notes que se mueve con más suavidad.

#2 – Reduce la presión de tu mochila sobre la cremallera

Reparar cremallera rota de una mochila

En ocasiones, si darnos cuenta, llenamos la mochila de multitud de objetos personales. El resultado es el exceso de presión sobre los dientes de la cremallera que se acaban dañando e incluso favorecen su rotura.

¿Ya has vaciado la mochila? Mueve la cremallera de arriba hacia abajo y comprobarás que funciona mucho mejor.

#3 – Elimina los restos adheridos a los dientes de la cremallera

Dientes de cremallera

El uso diario de una mochila hace que no nos demos cuenta que en la cremallera se van acumulando sustancias que, poco a poco, bloquean su cierre con la suavidad habitual.

Solo tienes que poner en un plato agua con jabón, remover la mezcla y mojar los dientes de la cremallera con un trapo limpio empapado en este compuesto. De este modo, eliminarás los restos de sustancias que se han ido acumulando con el paso del tiempo.

Finalmente, te recomendamos que retires el exceso de espuma de dicha mezcla solo con un trapo empapado en agua y, a continuación, prueba a abrir y cerrar la cremallera. Mucho mejor, ¿verdad?

#4 – Alinea los dientes torcidos de la cremallera con la ayuda de unas pinzas

Alicates punta de aguja

Para que una cremallera funciona correctamente es muy importante que todos sus dientes estén alienados conforme al curso que seguirá el cierre, con independencia del material de tu mochila. Pero, ¿cuántas veces se ha roto una cremallera por tener los dientes doblados?

La solución es utilizar unos alicates de punta de aguja. Encuentra ese diente doblado y enderézalo con la ayuda de estas pinzas. No dudes en repetir esta acción las veces que sean necesarias hasta que compruebes que está correctamente alineado.

Eso sí, haz esta acción con cuidado para evitar romper el cierre o dañar otros dientes. Una vez esté solucionado, intenta abrir y cerrar la cremallera. Comprobarás que se abre sin problemas.

#5 – Refuerza el broche de la cremallera con unos alicates

Alinear dientes de cremallera en una mochila

Si una vez alineados los dientes de la cremallera, observas que el broche no se mueve con suavidad, hay que ponerle solución porque la cremallera no cerrará. ¿Cómo?

Utiliza los mismos alicates de aguja para apretar ambos lados del broche. Esa presión permitirá que el cierre se asiente y la cremallera circule por los dientes enderezados como el primer día.

Con estos estos consejos, se olvidó la práctica de tirar una mochila cuando pensábamos que su cremallera estaba rota. Ideas como las que has visto en este artículo te ayudarán a ahorrar dinero y, sobre todo, a disfrutar de ese complemento que tanto te gusta para que te dure mucho tiempo más. ¡Aplícalos y no dudes en decirnos si estos tips te han salvado la vida!