Inicio Mochilas para Setas: Características Fundamentales
Mochilas para setas

Mochilas para Setas: Características Fundamentales

15/07/2017 0 Comentarios

Con el inicio del otoño da comienzo la temporada de setas siendo cada vez mayor el número de amantes de la micología. En estas fechas una mochila para setas se convierte en un complemento esencial para recoger hongos de forma cómoda, mientras caminas por los montes y senderos donde se esconden estas ricas sorpresas. Hoy en Mundomochilas.es te contamos qué características deben tener las mochilas seteras para que te permitan guardar los boletus encontrados, además de disponer de espacio para llevar contigo los enseres necesarios para su recolección.

Los bosques y montes de España guardan increíbles tesoros cuando las primeras lluvias dan la bienvenido al otoño. Allí encontramos ricas setas y hongos de diversidad de formas y colores que son todo un manjar gastrónomico.

La micología, más allá de ganar adeptos por las enormes posibilidades culinarias que ofrecen los boletus, es una oportunidad para disfrutar de la naturaleza y de los paisajes de multitud de montes españoles y zonas rurales.

Muchas familias y grupos de amigos cogen sus mochilas para setas y organizan quedadas para disfrutar de una escapada de fin de semana diferente, pero plagada de encanto.

Dado que en la recolección de setas conviven ejemplares de diversidad de tamaños, los especialistas en micología recomiendan siempre llevar consigo una mochila para recoger setas. De este modo, el «boletaire» o buscador de setas podrá llevarla bien como bandolera o a la espalda, moviéndose con más comodidad mientras camina con la montaña y rebusca bajo la tierra.

5 Características Imprescindibles de una Mochila para Recoger Setas

mochila-setera

#1 – ¿Mochilas o cestas para setas?

El eterno dilema. Habitualmente las personas que se inician en la recogida de boletus utilizan las cestas. Es el método tradicional que se ha empleado siempre. Sin embargo, en ocasiones su capacidad es reducida y, cuando está llena, corres el peligrodea que los hongos que has encontrado se caigan mientras caminas.

Las mochilas micológicas están diseñadas expresamente para el desarrollo de esta actividad. Por este motivo suelen ser bolsas de tamaño medio y ligeras con el objetivo de que te permitan moverte con libertad, sin notar un peso excesivo en tu espalda, al tiempo que dispondrás de espacio suficiente para guardar setas medianas y grandes – como los níscalos o los boletus –, durante la expedición.

#2 – Estructura metálica en su interior

Además de la ligereza y el tamaño, una mochila para setas debe estar diseñada para que los boletus introducidos en su interior no se dañen durante el trayecto.

Comprueba que el interior de la mochila cuente con una estructura metálica rígida y desmontable. De este modo, los hongos siempre estarán bien protegidos y evitando golpes que perjudiquen sus propiedades.

Además, el cuerpo y el fondo de dicha estructura está compuesto de rejilla que facilita la aireación de los hongos. ¿Por qué es importante? Porque las setas incorporan esporas que, al introducirlas en la mochila, se dispersarán durante la recolección. Actuarán como pequeñas semillas ayudando a que crezcan nuevos boletus la próxima temporada.

#3 – Cuando más bolsillos, ¡mejor que mejor!

mochilas-recogida-de-setas

Aquí está una de las grandes diferencias entre las mochilas y las cestas para recoger setas. Escoge siempre mochilas tácticas especiales para micología que incorporen bolsillos exteriores.

De este modo, podrás llevar contigo utensilios prácticos como una navaja setera, brújulas, GPS, silbato u objetos personales como las llaves, el monedero o el móvil, sin olvidar algo de comida para reponer fuerzas.

Estos bolsillos contribuirán a hacer más cómoda cada salida, disfrutándola el doble.

#4 – Zonas acolchadas

Dado que la expedición puede prolongarse durante varias horas, te recomendamos que siempre escojas mochilas para setas con asas y espalda acolchadas. De este modo, cuando su interior esté lleno de setas, la mochila no ejercerá un excesivo peso sobre tus hombros, dado el mullido de las asas.

Al caminar por el bosque, emplea las sujeciones que acompañen a esta mochila setera, con especial atención al enganche de la cintura. De este modo, lograrás que la mochila no se mueve durante el trayecto, desabrochándola fácilmente cuando necesites introducir algún boletus.

#5 – Opta por telas oscuras y estampados ‘camuflaje’

El verde oscuro y el marrón dominan la paleta cromática de las mochilas para recoger setas y boletus. No solo porque nos recuerda al monte, sino que se agradecen sus tonos oscuros porque protegen la mochila de la suciedad. Debes tener presente que, además de llevarla a tu espalda, también la dejarás en el suelo y el contacto con la tierra puede dejar restos. No obstante, siempre puedes mantenerla en perfecto estado, lavándola con un paño humedecido con agua.

Las mochilas para micología con estampado estilo camuflaje también son una excelente opción para mantenerla en perfecto estado durante más tiempo.

¿Preparado para salir al monte y disfrutar sorprendiéndote de la belleza de todo tipo de boletus? Hazte con tu ruta y pon a tu espalda una mochila para setas. Déjate llevar por el paisaje y ¡alucinarás con esta experiencia!